EE.UU., investiga a BP antes de operación para tapar pozo

WASHINGTON/HOUSTON. (Reuters)- Reguladores en Estados Unidos están investigando si BP realizó operaciones ilegales en relación a su derrame de petróleo en el Golfo de México, lo que significaría un duro golpe para los esfuerzos de la compañía por restaurar la confianza de los inversores.

Dos fuentes cercanas a la investigación preliminar de la la Comisión de Valores (SEC) dijeron que la petrolera habría obtenido ganancias en operaciones ilícitas con acciones de la firma tras el inicio del derrame de petróleo el 20 de abril.

La SEC busca también saber si BP dio al mercado toda la información disponible sobre los riesgos relacionados a sus operaciones petroleras en aguas profundas en el Golfo de México, agregó una de las fuentes.

Un portavoz de BP no estuvo disponible de inmediato para comentar la información, pero la pesquisa se produce en un mal momento para la firma británica.

BP está intentando rehabilitar su dañada imagen y aplacar la ira de los estadounidenses por su mal manejo del derrame, el peor en la historia de Estados Unidos.

BP se preparaba el lunes para iniciar la primera de las dos fases con las que espera sellar del todo su pozo dañado en el Golfo de México, a 105 días del inicio del derrame que desató un desastre ambiental en Estados Unidos.

La Casa Blanca dijo que estaba “supervisando con cautela” la situación mientras que ingenieros de BP, conscientes de los fallidos intentos previos por sellar el pozo, llevaban a cabo pruebas finales.

Las pruebas mostrarán si la compañía puede proceder el martes con su planeada operación “static kill, que consiste en inyectar lodo pesado y cemento en la parte superior del pozo para devolver el petróleo a un reservorio a unos 4.000 metros por debajo del lecho marino.

“Cuando hayamos logrado esto (…) habremos sellado el pozo”, dijo Kent Wells, vicepresidente de exploración y producción de BP.

POZO DE ALIVIO

Para asegurar que el pozo averiado haya sido sellado del todo, BP también procederá con sus planeas para perforar un pozo de alivio que interceptará el pozo roto en una sección profunda bajo el lecho marino para permitir que se bombee lodo y cemento desde el fondo para lograr un sellado permanente.

Wells dijo que la compañía británica espera que el pozo de alivio intercepte al dañado pozo Macondo entre el 11 y el 15 de agosto.

Una solución para tapar de forma definitiva el pozo pondría fin a largos meses de angustia para BP que comenzaron a mediados de abril con la explosión de una plataforma a 80 kilómetros de la costa de Luisiana.

Millones de litros de petróleo se han derramado en el Golfo tras el estallido, que dejó 11 muertos y provocó la ruptura del pozo una milla por debajo de la superficie marina.

Pero incluso cuando el pozo sea tapado completamente, el desastre ambiental estará lejos de ser contenido, mientras que las implicancias políticas y financieras resonarán por algún tiempo.

Comunidades pesqueras y propietarios de negocios en el golfo todavía están calculando los costos del peor derrame de petróleo en la historia de Estados Unidos que obligó al cierre de áreas de pesca y afectó el turismo en el sector.

El pozo Macondo ha estado sellado temporalmente desde hace dos semanas, cuando BP logró detener el vertido de petróleo al océano.

CAUTO OPTIMISMO

Pero tras meses de incertidumbre, los inversores de BP buscan una solución definitiva al desastre que le ha significado a la compañía miles de millones de dólares en costos de limpieza, estropeando su imagen en Estados Unidos y dejándola con numerosas demandas y posibles cargos criminales.

El valor de mercado de BP ha caído un 40 por ciento desde que comenzó la crisis y el lunes sus acciones ganaban un 1,8 por ciento en Londres. Los títulos de la compañía subían casi un 2 por ciento en Nueva York.

“El fin está a la vista”, dijo Peter Hitchens, analista de Panmure Gordon.

En tanto, Mark Coffelt, de Empiric Advisors en Austin, Texas, dijo que los inversores siguen preocupados por el costo total del derrame que deberá afrontar BP, que anunció la venta de 30.000 millones de dólares en activos en los próximos 18 meses para ayudar a financiar los daños por el derrame.

Si el esfuerzo de BP por tapar su pozo tiene éxito, también serían buenas noticias para el presidente estadounidense Barack Obama, cuyo nivel de aprobación se ha desplomado en los últimos meses, debido en parte a la insatisfacción de los votantes sobre su manejo de la crisis.


the attachments to this post:

mia1
mia1


No Comments so far.

Leave a Reply